El nuevo procedimiento legal de divorcio de mutuo acuerdo ante un notario en Vigo

  1. _divorce_650x455

Un divorcio de mutuo acuerdo es aquél en el que se lleva a cabo por los cónyuges de manera amistosa, sin necesidad de llevarlo a sede judicial cuando no hay descendencia, o habiéndola, son mayores de edad o menores emancipados.

Con anterioridad a la vigente Ley 15/2015, de 2 de julio, de Jurisdicción Voluntaria, el divorcio de mutuo acuerdo se tramitaba ante el Juzgado de Primera Instancia, en todos los casos, aún sin descendencia o siendo los hijos mayores de edad o menores emancipados.

Ahora, cabe la posibilidad de que los cónyuges puedan tramitar su divorcio civil ante notario mediante la autorización de una escritura pública, sea de mutuo acuerdo y no existan hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad modificada judicialmente.

La escritura deberá contener la declaración de los cónyuges de su voluntad de divorciarse y el convenio regulador del divorcio, acreditando que reúnen los requisitos para acogerse al procedimiento notarial y declarando responsablemente que no han iniciado con anterioridad la tramitación del divorcio en sede judicial o ante otro notario.

Además, deberán estar asistidos por letrado en ejercicio que podrá ser el mismo letrado para los dos cónyuges. y deberán firmar también la escritura para dejar constancia de su presencia y asesoramiento.

El contenido del convenio regulador ha de ajustarse a lo establecido en el artículo 90 del Código Civil, estableciendo también la liquidación de gananciales o del régimen económico que corresponda. Convenio que será valorado por el Notario y si éste a su juicio considerase que alguno de los acuerdos pudiera ser dañoso o gravemente perjudicial para uno de los cónyuges o para los hijos mayores o menores emancipados afectados, lo advertirá a los otorgantes y dará por terminado el expediente.

Debe advertirse, que en la tramitación notarial del divorcio de mutuo acuerdo, aún cuando existan hijos mayores de edad o emancipados si hubiere medidas que les afecten por carecer de ingresos propios y convivir en el domicilio familiar deberán prestar su consentimiento, entendiendo que el mismo es esencial y que si no se da no puede haber aprobación de convenio y tampoco divorcio.

Firmada la escritura por todos los intervinientes, el notario la remitirá al Registro Civil correspondiente para que se inscriba y quede constancia del divorcio entre los ya ex-cónyuges.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *